Big data propicia el auge de los científicos de datos en las organizaciones

bigdata 2

Big data es, según apuntan las grandes firmas de análisis del mercado de TI, la próxima gran ola de la industria tecnológica. Una tendencia que no solo activará el negocio de las grandes firmas de TI –todas, desde IBM a HP, pasando por SAP, Oracle, Dell, SAS y un largo etcétera, están lanzando tecnología específica en este sentido– y cambiará la forma de analizar el activo más importante que existe –la información­– de empresas de todos los sectores económicos, sino que además propiciará la creación de empleo. En concreto, según la consultora Gartner, para el año 2015 se habrán generado 4,4 millones de empleos en todo el mundo (1,2 millones en Europa Occidental) en el segmento de las Tecnologías de la Información al calor de big data.

Pero, ¿qué perfiles se necesitan en las organizaciones para abordar el análisis de ingentes cantidades de datos de muy diversas fuentes (datos del negocio interno, de clientes, de fuentes estructuradas y no estructuradas como vídeos, redes sociales…)?. La industria habla desde hace tiempo de los llamados ‘científicos de datos’, unos profesionales que deben saber cómo analizar todos los datos que manejan las organizaciones y convertirlos en valioso conocimiento de modo que éstas puedan ser más competitivas y responder con mayor eficiencia a las necesidades no solo de los clientes sino también de los socios y de los propios empleados.

¿Qué es un científico de datos?

No hay que confundir al científico de datos con el tradicional analista de datos o de negocio. De hecho, se podría decir que el primero es un rol resultante de la evolución del segundo. Obviamente la formación del científico de los datos debe ser similar a la que tiene el analista de datos. Según Gartner, ambos deben tener fuertes conocimientos en informática (sobre todo en herramientas y lenguajes como Hadoop, Pig, Python y Java), estadística, análisis y matemáticas.

La diferencia es que el científico de los datos debe tener ciertas capacidades de las que el anterior perfil carecía: un sólido conocimiento del negocio y, sobre todo, la capacidad de comunicarse tanto con las áreas de tecnología como las de negocio, dentro de su organización. “Los buenos científicos de datos –afirma un estudio elaborado por IBM– no solo solucionan los problemas del negocio, sino que escogen aquellos que deben ser resueltos antes por brindar un mayor valor a la organización”. No en vano, según la compañía, el rol de científico de los datos se describe en numerosas ocasiones como “en parte analista, en parte artista”.

Por todo ello, no es de extrañar que en un reciente informe, la Universidad de Harvard asegurara que el de científico de datos es el “trabajo más sexy del siglo XXI”. Ya veremos si será un perfil también demandado en las empresas españolas. De momento, en España, según asegura IDC en un informe presentado hace escasos meses, solo un 4,8% de las empresas utiliza ya la tecnología de big data y un 14,6% considera utilizarla en un futuro inmediato. No obstante, la consultora confía en que la adopción de big data será exponencial en nuestro país y vaticina que el 19,4% de las empresas habrán incorporado big data a sus procesos en 2014.

¿Quieres saber más sobre el big data? Hoy TICbeat estrena su sección dedicada en exclusiva al big data, en la que se analizará como esta tecnología está cambiando el funcionamiento de las empresas y el día a día de toda clase de organizaciones.

Foto bixentro

Etiquetas
Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.

Contenidos Relacionados

Top