Cómo la tecnología va a cambiar la empresa

robot innovacion

La empresa va a cambiar y lo va a hacer gracias a las nuevas tecnologías: esa es la conclusión que se puede extraer de los resultados del estudio sobre transformación TI que acaba de presentar EMC. La compañía analizó las respuestas de una encuesta entre los asistentes empresariales registrados para su próximo encuentro profesional, el EMC Forum 2012, que se celebrará mañana jueves en Madrid. Las respuestas dejan claro que las empresas españolas apuestan por las nuevas tecnologías como elemento clave para su estrategia de crecimiento.

El 49% de los encuestados sostiene que las funciones de TI sufrirán un cambio “transformacional” en el próximo año. El 54% de los encuestados piensa incluso que habrá un cambio significativo en su empresa. Los principales desafíos de las compañías serán aumentar los ingresos (para un 42%), desarrollar nuevos productos y soluciones (para un 37%) y mejorar la experiencia de cliente (para un 35%). Big data (que posibilita “sacar ventajas de donde no las tenías”) y modificar la administración corporativa (haciéndose más transparente) serán dos puntos clave en los cambios que sufrirán las corporaciones, siendo el primero la respuesta a muchos de estos problemas.

El big data es, de hecho, uno de esos elementos claramente transformadores para la industria. “El big data es una ola que viene y que ha venido para quedarse”, apuntaba durante la presentación de las conclusiones del estudio Alejandro Giménez, CTO de EMC para España. Los responsables de TI y los directivos de las empresas en general entienden el concepto, pero lo que les interesa ver casos de éxito, cómo aplican otras compañías esta tecnología, para saber qué se puede sacar de ello, apuntaba Giménez.

Los ejemplos de casos de éxito son muy variados. Aviva, por ejemplo, la compañía aseguradora de vehículos, basa uno de sus seguros en los datos que recoge un GPS que se adhiere al coche asegurado para tener en cuenta los datos reales de conducción (mezclándolos con datos públicos como el índice de siniestralidad de la zona en la que ese vehículo vive de forma habitual, por ejemplo) para hacer un producto a medida con un precio ajustado a la realidad de conductor y coche. O, otro ejemplo, Estados Unidos cruza el censo con los datos de consumo de agua para saber si existe fraude.

Las necesidades del big data van a crear nuevos roles en las empresas y va a generar nuevas responsabilidades. Un 36% considera que en los próximos tres años tendrán que asumir nuevos perfiles. En los próximos 5 años, según un 38% de los encuestados, las empresas se dividirán en ganadores y rezagados, marcando la separación entre quienes lo han hecho mal y quienes lo han hecho bien a la hora de adecuarse a la revolución del big data.

A pesar de esta importancia creciente, pocos se han adecuado ya al big data. El 25% de las empresas ha empezado el despliegue de las herramientas de análisis necesarias o están dando los primeros pasos para ello pero el 75% aún está planteándose si es una opción real para su negocio.

Foto cc andreavallejos

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top